Renunciar a volar para conservar el planeta

Notícias
Publicado en Jueves, 08 Agosto 2019
AddThis Social Bookmark Button

 

Viajar en avión contamina 20 veces más de lo que contamina el tren. Las emisiones del avión son, en promedio, de unos 285 gramos de CO2 por persona y kilómetro volado, mientras que las de un tren son de 14 gramos de CO2 por persona y por kilómetro de media. Aun así, cada 0,86 segundos despega un avión en el mundo.

En países como Suecia con una alta conciencia medioambiental, usar el transporte aéreo está mal visto y es lo que se conoce como flygskam, la 'vergüenza de volar en avión'. «Es un movimiento ecologista que quiere concienciar de cómo son de contaminantes los desplazamientos aéreos frente a otros medios de transporte como el tren», afirma Pablo Díaz, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC y experto en turismo.

El flygskam está detrás de la bajada en el número de vuelos en Suecia: en 2018, un 23% de los suecos renunció a volar para reducir su impacto climático, según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund, WWF) , lo que implica un aumento de seis puntos porcentuales respecto al año pasado.

De hecho, el número de pasajeros en los aeropuertos suecos ha caído un 8% en lo que va del año. Ante este escenario, el tren gana adeptos.

«Paralelo al movimiento flygskam se desarrolla el opuesto tagskryt o orgullo de viajar en tren '», comenta Díaz. Según datos del WWF, casi uno de cada cinco suecos (18%) eligió viajar en tren en vez de en avión durante el año pasado. La baja emisión de este tipo de transporte sumado a que algunos jóvenes activistas lo han hecho consigna de su lucha contra el cambio climático, como Greta Thunberg, impulsora de los Fridays For Future, ha incrementado el uso del tren en el país sueco. El perfil que hay detrás del flygskam es principalmente de jóvenes, mujeres y residentes en áreas metropolitanas.

«Suecia es uno de los países más concienciados del mundo en el ámbito ecológico y preocupado por el cambio climático; se sitúa en la segunda posición en los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), o sea que tiene sentido que sea el origen de este tipo de fenómenos », afirma Díaz.

De hecho, el cambio climático es el fenómeno social que más preocupa a los suecos, según el barómetro climático anual del WWF. Si se compara con el año pasado, cada vez más personas piensan a menudo en el cambio climático y más gente toma decisiones activas para vivir un clima más inteligente. Ya en las redes sociales se puede seguir el fenómeno con la etiqueta #StayOnTheGround, «estuviera en tierra», o #tagskryt, que acumula fotos de viajeros en tren.

Joomla 1.6 Templates designed by Joomla Hosting Reviews

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más.

Acepto las Cookies de este sitio web.