El uso de cepos en caballos, una barbarie medieval que aún se practica en España

Notícias
Publicado en Jueves, 04 Diciembre 2014
AddThis Social Bookmark Button

El maltrato animal en España es un problema social grave y la organización animalista Libera abrió hace tres años una línea veinticuatro horas, llamada Caballos con cepos, en la que se han registrados 129 casos, el último del 24 de noviembre. Pese a esta cifra, solamente hay una sentencia condenatoria en el año 2013.

Los cepos, “pexas” o trancas son una nueva amenaza para los caballos, principalmente en la Comunidad gallega, donde es habitual ver como esta práctica de maltrato animal, que limita la movilidad de los equinos, se extiende de manera exponencial desde que en el año 2006 se hallaran varios casos de caballos con cepos calcinados durante la oleada de incendios que asoló Galicia.

Los efectos más destacables son la deformación en el andar del animal y las infecciones que provoca el metro de cepo atado a la pata, que pueden llegar a causar, incluso, la muerte. Estos artilugios no solo disminuyen su movilidad, sino que además modifican su forma de desplazarse, ya que en lugar de ir al paso o trotando, tienen que dar saltos con las dos patas delanteras juntas.

Así, con este desplazamiento casi ‘contra natura’, los caballos pierden la capacidad innata que tienen para salvar obstáculos que en condiciones normales podrían sortear sin apenas dificultad y es en esta tesitura cuando se ven inmiscuidos en accidentes de tráfico.

Se calcula que unos 22.000 caballos en Galicia son salvajes y aproximadamente un 80 % de ellos carecen del microchip obligatorio identificativo, según el portavoz de Libera en Galicia, Rubén Pérez, lo que dificulta aún más su labor, aunque ve una mayor conciencia social en el aumento de las denuncias, hechas desde el anonimato.

Más información en: EFE Verde

Joomla 1.6 Templates designed by Joomla Hosting Reviews

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más.

Acepto las Cookies de este sitio web.